CUIDAMOS TUS OIDOS

Educación Auditiva,

Los conciertos de Heavysaurios, nunca superan los 96 decibeles de pico y los 90 de promedio, un valor absolutamente adecuado y tolerable para los niños en conciertos de 1 hora. Recordamos que es un programa musical y que es dinámico, que no se compara al ruido constante del tránsito o de una maquinaria.

La exposición a niveles excesivos de ruido no siempre puede evitarse, pero podemos tomar medidas efectivas para evitar el daño a nuestros oídos.

Al principio, la pérdida auditiva puede ser temporal, recuperando la audición a su nivel normal luego de varias horas o días. Sin embargo, si la exposición continúa, los oídos perderán eventualmente su habilidad para recuperarse, resultando en una degeneración auditiva permanente.

Las primeras indicaciones de pérdida auditiva suelen ser sutiles y generalmente ignoradas.

Un buen modo de reducir el daño auditivo es prestar atención a los niveles de ruido y detectar cuándo están muy elevados. Los especialistas coinciden en que nadie debería estar expuesto a más de 90 dB durante un periodo mayor a 4 horas.

Algunos de los síntomas más comunes del daño auditivo por exposición al ruido o a la música son: La sensación de tener los oídos tapados, Sonido de silbido temporario o permanente en los oídos ó la pérdida de la capacidad para oír conversaciones con claridad.


RECOMENDACIONES PARA PREVENIR EL DAÑO AUDITIVO

- Al escuchar música, con o sin auriculares, se recomienda mantener el volumen en un nivel que permita sostener una conversación sin gritar, al mismo tiempo.
- Luego de la exposición a niveles de ruido elevados, dejar descansar los oídos durante 24hs.
- Utilizar tapones para los oídos, si vas a estar expuesto a ruidos muy fuertes .

Enrollar papel tissue ó usar algodón NO protege los oídos.
Podés consultar con un especialista de confianza cuáles son los tapones que mejor se ajusten a tus necesidades

Si bien la mayoría de las actividades cotidianas generan ruido suficiente como para ocasionar disminuciones en la audición, con algo de conocimiento y cuidado, podemos llegar a mantener nuestras capacidades auditivas a lo largo de nuestra vida.

La exposición al ruido causa daños auditivos y casi siempre podemos prevenirlo.